Je suis Charlie Hebdo

El poder de la solidaridad

Los atentados del pasado día 7 de enero al semanario satírico Charlie Hebdo de París pretendía amordazar la libertad de expresión cayendo en la falsa creencia que al asesinar a los periodistas de este semanario francés, darían una lección a aquellos que no están alineados con sus ideas y de esta forma generarían el miedo entre la población. Esta falacia se demostró rotundamente equivocada ante la reacción mundial que, bajo el slogan de “Je suis Charlie Hebdo” unió a millones de personas que, codo con codo, con la fuerza que da la palabra libertad, respondieron con la fuerza de la solidaridad, que nadie puede acallar la libertad de expresión, que nadie puede acallar la democracia y que nadie tiene el derecho de matar.

Je suis Charlie

En este caso la solidaridad tiene la función de responder con fuerza y demostrar la inconsistencia de unos argumentos inconsistentes de por sí, en forma y fondo. Otra función de la solidaridad es la de abrazar en un gesto de aprecio mutuo, de sentir que el otro está contigo, de llorar sus mismas lágrimas y saberse querido y arropado por millones de voces que al unísono gritan con fuerza un único mensaje. La persona deja de lado su origen, sus creencias, su posición, se desnuda para fundirse con el grupo en un abrazo sólido y vital que repite una frase que retumba como un mantra en las conciencias de los que quieren y no quieren oírlos.

La solidaridad se adentra de forma directa en la emoción y arropa a los afectados que descubren que no están solos y que su sacrificio ha servido para reforzar, aún más si cabe, aquello por lo que vivieron y lucharon dando de esta forma sentido a la vida que se les escapó.

La solidaridad sella las grietas, da solidez a las creencias, instruye a los intransigentes, cohesiona al grupo y acoge al que la practica. La solidaridad es cálida y fuerte al mismo tiempo, es dulce y firme en su sabor, permanece en el recuerdo, es transformadora, es de seda y de hierro. La solidaridad es como un gato que se sienta junto a ti para que lo acaricies y, que sin darte cuenta, acaba acariciándote la mano.

Je suis Charlie Hebdo.

comments powered by Disqus

Ancor Retail

En Ancor Retail diseñamos marcas, desarrollamos el talento de las organizaciones y creamos experiencias de usuario, que conectan emocionalmente con los clientes.

www.ancor-retail.com
info@ancor-retail.com
934 069 500
Dos de Maig 25, 1º 9ª
08172 Sant Cugat del Vallès